Otras actividades acuáticas que puedes practicar desde un barco

 En El Cofre

La mayor parte de las actividades que se pueden realizar en el mar requieren salir y volver desde el mismo punto de tierra limitando el área en el que podemos practicarlas. Pero si tenemos un barco las posibilidades y los sitios desde los que poder practicarlos se multiplican de manera exponencial mejorando nuestras experiencias y haciendo que podamos disfrutar aún más de nuestros deportes favoritos.

A continuación hemos elaborado una pequeña lista de cosas que se pueden hacer desde un barco.

Bucear desde tu embarcación

Estar flotando bajo el mar es extremadamente placentero y relajante. Poder practicar el buceo nos permite descubrir las maravillas que se esconden en el fondo de los lugares por los que navegamos.

También es una buena solución para todos aquellos que quieran realizar trabajos de mantenimiento en el barco como limpiar el casco, cambiar los ánodos, etc lo que puede a veces evitarnos tener que sacar el barco fuera del agua y ahorrarnos un dinero.

Por norma general es recomendable tener un barco de un mínimo aproximado de 11 metros de eslora si queremos llevar varios equipos de buceo y un compresor, que nos permita poder hacer todas las inmersiones que queramos sin necesidad de tener que pasar por algún centro de buceo en tierra para recargar las botellas de aire. Es un material voluminoso y pesado pero si eres amante del buceo puede ser una buena idea plantearse llevar el equipo a bordo por todas las ventajas que ofrece.

Practicar snorkel desde tu barco es muy fácil

Al igual que el buceo, el snorkel nos permite poder conocer parte de la vida marina pero de una forma mucho más sencilla pero también más limitada. Se practica nadando en superficie con un equipo mínimo tan sencillo como las gafas de buceo y el snorkel, el tubo que nos permite respirar mientras avanzamos.

practicar snorkel

Como no tenemos un equipo auxiliar de buceo, tendremos que limitarnos a observar solo aquello que se vea desde la superficie y si somos buenos haciendo apnea, poder hacer inmersiones esporádicas para acercarnos más a aquello que nos llame la atención.

El equipo tan básico nos permite que podamos llevarlo en cualquier tipo de embarcación, incluso en un barco de vela ligera si tenemos donde guardarlo.

Una opción muy barata, sencilla y para todo el público.

Llevar una tabla de Paddle Board a bordo

Desde hace años se ha puesto de moda el SUP (Stand Up Paddle). Una tabla de grandes dimensiones con una gran estabilidad y flotabilidad sobre la que vamos de pie y utilizamos un remo para impulsarnos hacia delante.

Tabla de paddle board en un barco

Una tabla de Paddle Board a bordo puede sustituir a nuestro dinghy

Entre otras muchas ventajas es que puede ser practicado por prácticamente cualquier persona y el equipo es muy básico. Aunque la tabla puede ser de un tamaño considerables, existen modelos hinchables que permiten doblarla y guardarla a bordo sin que llegue a ocupar mucho espacio. Algunos incluso llegan a utilizarla como sustituto a la auxiliar para moverse entre tierra y el barco.

Hay incluso quienes lo sustituyen por la neumática auxiliar tradicional para moverse entre tierra y el barco, ya que les es más fácil estibarlo en el barco y los precios pueden ser competitivos.

Esquí acuático y wakeboard

El esquí acuático y el wakeboard son unas modalidades deportivas que se pueden asemejar al esquí sobre nieve y snowboard. La gran diferencia es que para avanzar es necesario tener un cabo amarrado a un barco de motor que pueda hacernos deslizar por el agua. Es un deporte que requiere de un mínimo de destreza y fuerza sobre todo para empezar.

Las lanchas a motor o neumáticas con una cilindrada mínima de 70 cv suelen ser las opciones más habituales para poder practicar estos deportes.

Como anécdota también os podemos comentar que ahora existe la opción de hacer esquí acuático y wakeboard sin necesidad de barcos. La idea consiste en instalar una serie de torretas en dos lados distintos de un lago unidos por un cable que actúa como fuerza tractora que hace deslizarnos. Una opción a tener cuenta si no podemos contar con un barco.

El Seabob, un pequeño caprichoso acuático

Este viene a ser el juguete caro de la lista, pero que si nos lo podemos permitir puede ser bastante divertido. Viene a ser como un pequeño submarino personal que nos propulsará bajo el agua con gran agilidad.

No podemos contaros gran cosa de él ya que nunca lo hemos probado, pero seguro que debe ser una experiencia interesante y lo añadimos a esta lista para que os suena por si os surge la oportunidad de haceros con uno y llevarlo en el barco.

¿Lleváis algún equipo de estos en vuestro barco? Contarnos cuál es y qué uso le dais, vuestra experiencia puede servir para que otros decidan incorporar en su barco el mismo material.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario