El catamarán de vela ligera, qué hay que saber

 En El Cofre

Los catamaranes de vela ligera me llaman mucho la atención. Buceando por internet hemos descubierto de donde proviene la palabra catamarán, el origen es indomalasio donde “kattu” significa ligadura y “maran” tronco de madera.

Así era como llamaban los polinesios a las piraguas que usaban para pescar cuando llegaron los primeros exploradores por el siglo XVI.

A lo largo de la historia han ido apareciendo distintos diseñadores de estas embarcaciones, a los que los grandes navegantes de la época los tomaban por locos o consideraban sus inventos inservibles.

El principal problema era la fragilidad de las estructuras haciendo que durante mucho tiempo estuvieran prácticamente olvidados.

Catamarán de vela ligera, los comienzos

Los primeros prototipos de estos catamaranes más pequeños aparecen sobre los 50 en las playas de Hawai, que serían utilizados como inspiración por los hermanos Prout para diseñar y comercializar  un pequeño catamarán de 5 metros llamado Shearwater.

Por otro lado, aparece el famoso diseño Aqua Cat de Hobie Alter a principio de los 60 en las playas de California, que desarrolló y comercializó a gran escala la famosa marca Hobie Cat.

La verdadera expansión internacional llega a finales de los 60 con la aparición del Tornado, primer catamaran aceptado por la IYRU (origen de la ISAF que cambió hace poco de nombre a World Sailing) como clase internacional y que finalmente se convertiría en olímpico, debutando en las olimpiadas de Moscú 1980 hasta Pekín 2008.

catamaran tornado

Fernando Echevarri y Antón Paz, oro en los JJOO de Pekín 2008 en la clase Tornado

Básicamente, este tipo de catamarán pequeño al tener los cascos separados y tener una gran manga, permite tener un mayor par de adrizamuento, al igual que tener el peso de los tripulantes alejados del centro de la carena y ejercer una palanca más efectiva permitiendo llevar mas trapo.

Por otro lado, al levantar uno de los patines se reduce el rozamiento con el agua lo que le permite llegar a alcanzar grandes velocidades.

Cómo se navega en catamaranes de vela ligera

catamran nacra con foils

El Nacra 17 será olímpico en Tokio 2020

Aunque funcionan como un barco normal, tienen ciertas peculiaridades.  A nivel de maniobra, los cambios son mas lentos, necesitando incluso acuartelar el foque para poder realizar las viradas.

Su manga es un su gran fuerte y a la vez mayor desventaja ya que limita su maniobra y por tanto la entrada y salida en muchos de los clubes náuticos. No obstante los catamaranes son idóneos para salir desde playas o rampas anchas.

Por suerte, estos barcos no requieren grandes cualidades físicas especiales, pero sí un buen equilibrio ya que la mayoría requiere el uso del trapecio incluso con poco viento.

El mercado de catamaranes es muy amplio y variado. Incluye desde los pequeños aparejos Cat (de una sola vela) a los más modernos voladores como el Nacra 17 que debutará en las próximas olimpiadas de Tokio 2020 con foils.

Cómo podemos clasificar los catamaranes de vela ligera

A fines prácticos para entendernos, estos catamaranes pequeños los vamos a clasificar en las distintas categorías: para iniciación, polivalentes y  competición por nombrarlos de alguna manera.

Catamaranes de iniciación

catamarán pequeño de paseo

Son muchos los modelos de catamaranes pequeños adecuados para pasear

Los de iniciación suelen ser de esloras pequeñas, de aparejo sencillos, sin botavara, normalmente sin orzas y con flotadores de volúmenes grandes especialmente en proa para evitar que “pinchen” (los catamaranes en general tienden a clavarse de proa en rumbos abiertos).

En este grupo destacamos los pequeños Hobie 14 y 15, el Top Cat 15 o el Dart 16 o el Sting.

Catamaranes polivalentes

Los polivalentes son el siguiente paso, de navegación más avanzada en donde aparecen ya los genakers y aparejos más completos, como la rotación del palo y la tensión del diamante además que ya suelen tener orzas.

Con estos catamaranes podemos permitirnos tanto paseos tranquilos con familia y amigos, o meterle más caña y disfrutar de los trapecios para poder ir más rápidos.

En este grupo incluiría al Nacra 5.0 o Hobie 17.

Catamaranes de competición

Estos últimos están claramente enfocados para las regatas o los raids (aunque en catamaranes podemos encontrarnos compitiendo a barcos de escuela con polivalentes y de regata gracias al formato interseries con tiempos compensados).

Este grupo ha ido evolucionando mucho en los últimos años. Desde la última versión del Tornado, con proas lanzadas y muy mangudo, hasta los nuevos diseños con las proas invertidas y redistribuyendo los volúmenes para que se claven menos o la última generación de catamaranes con foils.

Ahora mismo destacaría el Clase A como catamarán para solitarios, los F18 y el futuro olímpico Nacra 17 con foils, sin olvidarnos de esloras algo más grandes del grupo de los 20,21.

En resumen, no todo gira alrededor de los monocascos, los catamaranes de vela ligera tienen una navegación algo distinta pero muy divertida gracias a las altas velocidades que se pueden alcanzar, se experimentan otras sensaciones totalmente nuevas y que desde aquí animo a todo el mundo a que lo pruebe.

¡Buenos vientos a todos!

 

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
Entradas recomendadas

Dejar un comentario