Mantener las velas del barco y que duren muchos años

 En Mantenimiento

La mayoría de los barcos de vela suelen contar con dos velas principales que hacen que puedan navegar con el viento, la vela mayor y el génova o foque genovés. Son el motor del barco y una parte muy importante a tener en cuenta dentro del presupuesto de mantenimiento

Antiguamente se utilizaba el lino como material para las velas pero a mediados del siglo XX empezaron a aparecer las primeras fibras sintéticas que mejoraban las propiedades de las velas de las embarcaciones en cuanto a ligereza, flexibilidad y durabilidad.

Ahora se utilizan materiales conocidos como el Nylon, Dacron, Pentex, Kevlar, etc que no dejan de ser los nombres comerciales por los que se denominan a distintos plásticos para producir los hilos y láminas que componen nuestras velas. En función del uso que le demos a cada vela, usaremos un material distinto.

Pero en esta entrada lo que queremos hablaros son de las pautas sobre como mantener las velas de un barco y que nos puedan durar muchos años más.

Lo primero que debemos tener en cuenta si has llegado a romper alguna vela, lo más seguro, es que no sea por haberla usado en exceso si no porque no la has utilizado correctamente y no has realizado el mantenimiento adecuado.

Los enemigos a combatir son el desgaste, la radiación UV, la sobrecarga, el calor excesivo, la sal, hasta algunos productos químicos pero con algunos sencillos consejos se puede reducir la acción sobre las velas y las causas que desgastan los tejidos.

Como mantener las velas de un barco, acciones preventivas

Reducir los roces de la vela con otros elementos

En rumbos abiertos la vela mayor roza mucho con el obenque y la cruceta

Nada más adquirir una vela debemos izarla para averiguar los puntos en los que va a existir contacto y rozamiento con cualquier parte de la jarcia como pueden ser las crucetas, obenques, luces, rádares, etc.

Se marcan estos puntos y después se coloca tejidos adhesivas de protección en la vela y se cubren a conciencia otros puntos más concretos como pueden ser los obenques y candeleros con tiras de cuero o sencillamente con cinta aislante.

Esto es especialmente importante si tienes pensado hacer alguna travesía de larga duración en la que la vela se encuentra en la misma posición durante varios días rozando con los mismos elementos.

Proteger las velas del sol

Los rayos ultravioletas son omnipresentes,hasta en días nublados pueden estar incidiendo sobre cualquier superficie y el sol deteriora rápidamente los tejidos con los que se fabrican las velas, aunque no todos los materiales se degradan a la misma velocidad siendo el tejido de Dacron el que mejor aguanta los rayos del sol.

Cuando estemos en puerto debemos protegerlas con fundas que deben cubrir el total de la vela sin dejar ningún trozo de tejido expuesto ya que este se verá seriamente afectado y será un punto propenso a las roturas.

Si posees un génova enrollable deberá tener siempre una banda protectora UV a lo largo de toda la baluma y el pujamen que al enrollarse solo deje expuesto al sol esa banda.

El punto más débil de este sistema es siempre el hilo que cose la banda protectora con el tejido de la vela por lo que deberemos tener un especial cuidado con esta y sustituirla en el momento que veamos que se deteriora para que la banda no se acabe rompiendo y dejando de realizar su función.

Evitar que la vela flamee

Lo que siempre recomiendan las velerías es evitar que las velas flameen, situación que se puede dar porque vamos pasados de trapo, la vela demasiado largada para el rumbo que llevamos o porque nos aproamos demasiado al viento.

Los tejidos de las velas del barco se degradan rápidamente debido al flameo y pierden las propiedades que los hacen resistentes haciendo que al final se envejezca de manera más rápida.

Endulzar las velas de salitre después de navegar

Una vela que se ha mojado con agua salada deberemos endulzarla para poder eliminar todos los resto de salitre que aunque no afecten directamente en las propiedas de la vela, la acumulación de cristales de sal pueden acabar abransando el tejido y deteriorándolo.

Además, la sal hace que las velas de nuestro barco tarden más en secarse o que estén constantemente húmedas, por lo que si además las almacenamos más tarde en el interior del barco la humedad pasará al interior del barco o del cofre donde las estemos guardando.

Guardar correctamente las velas

Las velas correctamente guardadas duran mucho más tiempo

Este es el punto en el que más hincapié queremos hacer ya que es el factor que más puede afectar al estado de tu vela a lo largo del tiempo, sobretodo porque el número de horas que las estemos utilizando a lo largo del año será muy bajo respecto al tiempo que estarán dobladas o guardadas.

Durante las épocas estivales, en las que seguramente salgamos más a navegar podemos dejar tanto la mayor plegada sobre la botavara como el génova enrollado en el stay siempre y cuando tengamos nuestras fundas en buen estado, pero el momento en el que llegamos a esas épocas en las que sabemos que no navegaremos con tanta frecuencia hay que vencer la pereza y retirarlas para poder guardarlas.

En función del tipo de tejido que usemos en las velas deberemos hacerla de una o de otra manera. En el caso más probable de que la vela sea de Dacron, podremos plegarla y doblarla sin ningún problema ya que es un tejido “más sufrido” pero si tenemos velas de competición como las de Kevlar por ejemplo, deberíamos enrollarlas ya que las dobleces afectan al tejido. Lo mejor que puedes hacer en cada caso es seguir las instrucciones de tu velero.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas
Showing 2 comments
  • Pedro
    Responder

    Gran dilema enrollar o plegar… a veces pienso que las que son “de fibras” o las “no dacron” por llamarlas de alguna manera, se estopean menos tambien plegandolas pues el pliege queda en el sitio mientras que enrollandolas acaban “plegandose” por mas sitios y su manejo en el barco es más complicado. Muy interesante

    • José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
      Responder

      Hola Pedro, nosotros las velas de regata que están hechas con materiales laminados intentamos enrollarlas siempre. Abultan mucho más, pero consideramos que mantienen mejor la forma con el tiempo.
      En cambio para las velas de transporte o de uso “dominguero”, las que son de dacron, las doblamos sin ningún problema. Lo importante es retirarlas cuando vamos a estar un periodo largos sin navegar y gracias a eso, seguimos con los génovas de proa originales del barco y ya van 27 años!

Dejar un comentario