Cómo comprar un barco, los pasos seguidos por un novato

 En El Cofre

Comprar un barco, un mundo en el que muchos nos encontramos al principio y en el que existen miles de guías por ahí que en teoría te ayudan a decidir qué barco comprar. Para escribir esta entrada hemos tirado de mi amigo Borja, co-propietario junto conmigo de su primera embarcación.

¡Dale Borja!


¿Os gusta navegar y estáis pensando en comprar un barco? Y además… ¿sois novatos? Pues bienvenidos al club, porque eso fue exactamente lo que me pasó a mí hace un par de años antes de comprar mi motora actual junto con Pepe. Así que voy a intentar daros cuatro o cinco claves sencillas por si os sirve de utilidad.

Lo primero y esencial es tener claro para qué quieres el barco.

Básicamente para decidir entre motor y vela. En mi caso tenía claro que quería uno de motor: era el primer barco, algún amigo ya tenía barco de vela, quería empezar a quitar el miedo al mar y además lo íbamos a usar los amigos y familia para pasar el día cerca de la costa, intentar pescar de vez de cuándo, etc.

Vale, ya está claro que barco de motor, pero… hay muchos tamaños… ¿Cuál elijo?

Lo mejor para responder a esa pregunta creo que es con otra pregunta ¿cuánta gente va a ir en el barco habitualmente?

En mi caso cinco o seis personas era el número idóneo, así que la elección fue un barco de entre 5-6 metros de eslora.

Tercero, y muy importante, ¿motor intra-borda o fuera-borda?

Lo mejor para responder a esa pregunta creo que es con otra pregunta ¿cuánta gente va a ir en el barco habitualmente? En mi caso cinco o seis personas era el número idóneo, así que la elección fue un barco de entre 5-6 metros de eslora.

comprar barco motor

Ya tenemos tipo y tamaño, pero… y ¿modelo?

A mí al principio me parecían todos iguales, pero poco a poco me fui dando de las diferencias fundamentales, por lo menos para un novato, si tiene cabina o no y si la proa es abierta o no.

De primeras me gustaban los barcos estilo lanchas de las películas, pero gracias otra vez a mi experto amigo, comprendí que no era muy práctico para el uso que le iba a dar. Al querer un barco sencillo para disfrutar opté por una proa abierta, es decir que tuviera espacio para poner colchonetas y poder tumbarse a tomar el sol y sin cabina, ya que los días de lluvia no lo iba a usar.

Por último ¿nuevo o de segunda mano?

Esto ya es para gustos, pero recomendaría de segunda mano. En mi caso fue de tercera. Si está bien cuidado merece la pena.

Como recomendación última y fundamental para novatos como yo: tener siempre a algún amigo experto al lado que te asesore y te oriente, y lo más importante, ¡hacerle caso!

Hasta aquí mis humildes experiencias. ¡Espero que os ayude!

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
Entradas recomendadas

Dejar un comentario