Consejos para comprar un barco si eres novato (1/2)

 En El Cofre


Desde Visionautica queremos darte una serie de primeros consejos para comprar un barco que te ayudarán a entender qué supone ser el dueño de una embarcación. Esperamos que te sean útiles y sirvan para guiarte en la búsqueda de tu próximo barco.

Mucha gente sueña y trabaja duramente para poder permitirse comprarse un barco. Una actividad que ofrece una gran libertad, diversión y muchas satisfacciones.

Pero hay una serie de temas para el propietario primerizo que debe tener en cuenta antes de lanzarse a la compra de un barco y convertirse en armador.

Lo más seguro es que tu decisión a comprar un barco es porque has tenido la oportunidad de

haber podido navegar en uno previamente. Sea yendo a clases de vela, habiendo alquilado uno en tus vacaciones o porque tienes un buen amigo que tiene uno y te ha invitado a ir con él. El caso es que es un mundo que te ha gustado, tienes interés y estás dispuesto en convertirte en armador.

Consejos para comprar un barco

Los dos momentos más felices de un armador

Antes de nada, queremos hacer un comentario sobre una frase muy extendida en el mundo de la náutica que dice que los dos momentos más felices de un armador son el día que se compra el barco y el día que se vende.

La verdad es que no creemos que esta afirmación tan contundente sea real. Si escoges correctamente barco, te está dando alegrías constantemente.

Si se da la ocasión que tengas que vender tu barco, lo más seguro es que sea un día triste por todo los recuerdos y experiencias que van asociadas ya que siempre habrá una pequeña parte de ti en él.

Escoge tu (verdadero) plan de navegación

La primera pregunta que debes hacerte antes de comprar un barco es esta, ¿cuál va a ser mi plan de navegación? Esto quiere decir el tipo de navegación que vamos a hacer más regularmente. La respuesta a esta pregunta debe ser la línea maestra que te guíe en la búsqueda de tu futuro barco.

Puedes decantarte por la navegación en solitario o tripulaciones reducidas pero muy divertida de los barcos de vela ligera. Puede que prefieras disfrutar tranquilamente de paseos en el mar tanto a motor como a vela, o a lo mejor te gusta la competición y lo que buscas es un barco más regatero.

Este será el primer condicionante a la hora de escoger tu futuro barco.

Antes de comprar tu barco, ten un sitio donde poder dejarlo

El primer gran error de muchos nuevos armadores es comprar un barco y después ponerse a buscar el sitio donde poder dejarlo, sea en un amarre, una boya o subirla a tierra.

Lo ideal es que la secuencia fuese justo al revés, asegúrate un sitio donde poder dejar el barco y después ya lo buscarás.

Plaza en una marina

Será tu primer gran factor limitante a la hora de comprar una embarcación porque si en tu zona no hay más que plazas de amarre de 8 metros, no sería muy recomendable comprarte uno de 10. Simplemente no tendrás donde dejarlo.

El mar es un ambiente hostil

Por lo general estamos acostumbrados a ver fotos bonitas de gente veraneando en playas y calas paradisíacas, con gente muy guapa y pasándoselo muy bien.

Pero debemos recordar que a veces no es así y aunque estemos pendientes de la previsión meteorológica podemos encontrarnos en situaciones en las que tanto en el viento como las olas aumentan.

Navegar con mal tiempo

Nuestro barco debe resistir el mal tiempo que puede formarse sin preaviso

Para tu zona de navegación habla con la gente de la zona y que te comenten los fenómenos meteorológicos que pueden afectar y que te recomienden qué hacer en cada situación.

Con esta información debemos por tanto elegir el barco que mejor se pueda adaptar a esas condiciones de mar y viento un poco más imprevisibles.

Un barco requiere mantenimiento

Un barco puede darnos muchísimas satisfacciones pero para ello debe estar en buenas condiciones y eso solo se consigue con un correcto mantenimiento.

Dejar pasar un arreglo pendiente puede hacer que un tema menor se convierta en algo mayor y que nos obligue tener el barco parado un tiempo y lo que es peor, no poder disfrutarlo.

Motor, velas, cabos, casco, etc. Todo requiere de un cierto y mínimo mantenimiento ya que tanto el agua de mar como el sol son implacables.

Lo mejor es que aprendas tú mismo a realizar el mayor número posible de arreglos y llevarlos al día, no solo porque te saldrá infinitamente más barato, sobre todo porque aprenderás a conocer mejor tu barco y eso es un gran plus en seguridad.

Puedes leer nuestra entrada sobre cuánto cuesta mantener un barco.

Compra un barco en base a tus conocimientos

Es obvio que no vamos a comprarnos un barco sin tener la menor de idea de cómo llevarlo, pero es más habitual de lo que pensamos. Sí, podemos llevar a un amigo que sabe más que nosotros y acabemos aprendiendo pero navegar se trata entre otras cosas de libertad y tener que depender de un tercero es lo contrario a eso.

Lo mejor que puedes hacer es empezar con modelos de esloras más reducidas, más manejables y a medida que tus habilidades, experiencia pero sobre todo confianza vayan aumentando podremos subir de eslora.

No hay nada peor que tener una embarcación que es excesivamente grande para nosotros y no poder sacarlo porque nos da demasiado respeto.

Estos son solos algunos de los consejos que podemos darte antes de lanzarte a la compra de su primera embarcación. Si te han gustado, puedes seguir leyendo algunos más que tenemos preparados en la siguiente entrada Consejos para comprar un barco si eres novato (2/2).

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario