Consejos para comprar un barco si eres novato (2/2)

 En El Cofre

Ya está decidido, queremos comprarnos un barco. Hemos seguido los primeros pasos de la entrada Consejos para comprar un barco si eres novato (1/2) y ahora toca dar el paso para pasar a ser armadores por primera vez. Comprar nuestro propio barco.

Como siempre, queremos darte una serie de sencillos consejos para que puedas realizar la compra que más te conviene para que a la larga no se convierta en un infierno y perdamos nuestra afición por el mar.

Tener claro el presupuesto disponible

Como ya tenemos claro nuestro plan de navegación, ya sabremos de manera aproximada el tipo de barco que vamos a querer y para qué. Con el presupuesto en mano podremos empezar a pensar en el tamaño que podemos permitirnos. Por lo general es recomendable dedicar alrededor de un 75% de nuestro presupuesto para comprar el barco y el 25% restante para las puestas a punto y actualizaciones que queramos hacerle.

También tenemos que tener en cuenta del dinero que podremos disponer para el mantenimiento anual. Un barco no es barato y requiere de atenciones continuas. Un elevado coste en el mantenimiento puede hacer que sea inviable tener a punto el barco y a son de mar, lo que puede afectar en aspectos tan importantes como la seguridad.

Otro punto a pensar es en la localización donde queremos ir a comprar nuestro próximo barco. Si está fuera de nuestra área requiere tiempo y dinero hacer las visitas oportunas. Para traerlo más tarde se hace necesario organizar un transporte que puede ser por mar, pero en muchos casos es necesario hacerlo por tierra, como los barcos de vela ligera por ejemplo para los que tendremos que preveer algún carro de transporte o contratar a una empresa especializada para que lo haga por nosotros si el tamaño es demasiado grande .

Transportar barco por tierra

El transporte por tierra puede ser una parte importante de nuestro presupuesto

Elegir entre barco nuevo vs barco viejo

Este es una de las grandes y eternas discusiones, que además viene directamente relacionado con la cuestión anterior. Cualquiera de las dos alternativas son válidas siempre y cuando compares y evalúes las distintas opciones.

Un barco nuevo es por definición más caro que uno más viejo, pero el gasto en mantenimiento es menor. Pero si somos lo suficiente hábiles y somos capaces de hacer nosotros mismos gran parte de las reparaciones la opción de un barco viejo puede ser más apetecible.

Para un presupuesto fijo, lo más seguro es que tengamos que comprar un barco más pequeño si lo queremos nuevo y poder subir de eslora si optamos por uno con más años. Aunque son muchos los que opinan que es mejor comprarse el barco de eslora más pequeña en el que podamos sentirnos cómodos.

Aunque decantarse por una o por otra opción implica muchos más aspectos, algunos de ellos los puedes leer en nuestra entrada Porque NO comprar barcos muy baratos.

Elegir entre varias barcos distintos

Es normal llegar a un punto en que tenemos varios barcos entre los que elegir y se nos complica la decisión final. Hay que hacer un balance final entre los pros y contras de cada uno, es básicamente recapitular sobre los puntos anteriores.

barco feria nautica

Las ferias náuticas son un buen lugar donde escoger entre muchos modelos nuevos

Debes tener en cuenta que el barco perfecto no existe, comprarnos uno es adquirir una serie de compromisos entre precio, época del barco, mantenimiento, etc, a los que tendremos que adaptarnos.

Revisión del barco que hemos escogido

Cuando por fin hemos encontrado un barco que pueda interesarnos, sobre todo si no es nuevo, es necesario hacer una revisión completa al barco.

Hay que revisar absolutamente todo, casco, timón, motor, sentina, pasacascos, sistema eléctrico, jarcia, etc. Parte de esta revisión requiere sacar el barco de agua para evaluar la obra viva del barco.

Son muchas cosas en las que hay que fijarse por lo que si no tenemos conocimientos suficientes es recomendable contactar con algún profesional que nos acompañe y haga una evaluación completa. Compensa hacer una pequeña inversión inicial para detectar posible vicios ocultos que puedan convertirse en un auténtico problema más adelante.

Prueba de mar antes de comprar

Si todo va por buen camino hay que pasar a la siguiente fase que consiste en hacer una prueba de navegación. Es la única manera de ver cómo se comporta un barco en el mar y que nos transmita sensaciones.

Como todas las embarcaciones navegan bien en condiciones normales, lo ideal sería poder hacerlo en condiciones de viento y mar más fuertes de lo habitual, ya que es como de verdad se demuestra como de buen marinero es el barco y si será capaz de llevarnos con seguridad en nuestra navegación.

Asesórate por aquellos que saben más que tu

Asesórate, asesórate y vuélvete a asesorar. Es el mejor consejo que podemos darte, no tengas miedo en preguntar, a la gente de tu club, a aquellos que tengan más experiencia que tú, existe muchísima gente que estará dispuesta ayudarte.

Incluso opiniones encontradas pueden darte puntos de vista distintos que pueden ayudarte en tu elección final, toda información es bienvenida.

Por último, solo podemos darte un consejo púramente subjetivo. Escoge el que más te enamore, ese es barco que te dará mayores satisfacciones.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario