Cómo curar las ampollas que salen al navegar

 En El Cofre, La Escuela

Acabó de volver del agua, de pasar una tarde estupenda de sol y viento con la que he disfrutado mucho en una regata de J80, pero como ya no tengo el callo de antaño y me he dejado los guantes en casa, tengo las manos en carne viva mientras escribo estas líneas. Abusando de confianza, he preguntado a un amiguete médico para poder transmitir un buen consejo sobre cómo curar las ampollas al navegar.

¿Quien no ha tenido ampollas en las manos al volver del agua?

Las condenadas son dolorosas e incomodas y pueden arruinarnos la salida y/o el día a día de la siguiente semana. Esta clarísimo, que como dice el refranero popular más vale prevenir que curar, y que unos buenos guantes y cabos nunca están de más.

Cómo surje una ampolla en las manos de un navegante

Las ampollas en nuestro caso particular aparecen por fricción entre los cabos y la piel que puede darse cuando estamos muchas horas navegando con un cabo en la mano como cuando estamos llevando el spi en un tramo largo de una regata o la escota de cualquiera otra vela.

rozamiento del cabo con la mano

Usar cabos sin guantes puede acabar produciendo ampollas

Esto hace que la epidermis (capa superior de la piel) se desprenda de las capas inferiores. El espacio entre ellas se llena de un líquido transparente llamado suero, dando ese aspecto de globo de agua.

Y viene aquí la pregunta polémica ¿reventarla o no?

Si eres de los afortunados y no ha llegado a reventar, la decisión dependerá del tamaño de la ampolla. Si es pequeña (menos de 0,5 cm) lo mejor será no tocar, dejar que cicatrice por si sola ya desaparecerá en un par de días. Solo debemos protegerla si va a sufrir algún roce que pueda reventarla.

En el caso de ser más grande, es mejor drenarla, ayudará a que se cure más rápido. Para ello realizaremos una perforación por la que drenaremos el suero que hay en el interior.

!No debes quitar la piel bajo ningún concepto! La piel va a proteger la herida, evitando que se infecte. No le va nada mal respirar, de hecho la dejaremos al aire a no ser que debamos protegerla de roces. En ese caso evitaremos tiras adhesivas sobre la herida ya que pueden levantar más aún la epidermis.

¿Y si ya ha reventado, qué hago para curar las ampollas?

1. Lavar la zona. Limpiaremos con agua y jabón, debemos evitar que se infecte.

2. Dejarla respirar. Simplemente déjala al aire el mayor tiempo posible, es una herida que se cura sola

3. Protégela. En el caso de no poder dejarla tranquila, debemos cubrirla para evitar que se haga más grande al levantar más epidermis del contorno.

Con el paso del tiempo, si las salidas no son de pascuas en ramos, aparecerán zonas de piel gruesa y endurecida llamada callo, que es la propia defensa de la mano a la fricción. De todas formas ¡¡no te olvides los guantes y que nada te pare de salir a disfrutar!!

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
Entradas recomendadas

Dejar un comentario