Enrollador de génova, ventajas y desventajas de su uso

 En El Cofre

El enrollador de génova es una de esos aparatos que muchos dueños de barcos de vela quieren tener. Tenerlo presenta muchas ventajas, a la vez que una serie de inconvenientes y en esta entrada queremos comentarlas antes de que instales el tuyo (¡o no!)

Ventajas de tener un enrollador de génova

Comodidad

Esta es la gran VENTAJA, así, con mayúsculas. Tener instalado un enrollador en el stay te permite poder llegar al barco y salir a navegar prácticamente de inmediato. Te ahorras el tener que sacar el génova de la funda, montarlo, colocar las escotas… Resumiendo, aprovechas más tiempo navegando y ayuda enormemente a vencer la pereza.

Si somos de los que nos gusta ir de cala en cala, tener el génova enrollado nos permite tener la cubierta limpia y despejada, en vez de tener una vela arriada que nos molesta y quita sitio para poder pasar por la proa tranquilamente y disfrutar del barco.

Facilidad de maniobra

Para los casos en que vamos cortos de tripulación, que esta no sea muy experta, o que directamente estemos navegando en solitario un enrollador puede venirnos de mucha ayuda.

Con un simple tirón de la escota, tendremos nuestro génova desplegado y listo para navegar. ¿Que necesitamos recoger vela? Largamos escota y cazamos del cabo del enrollador para que este gire sobre si mismo y así reducir trapo y escora.

Y estas son las desventajas de tener instalado el enrollador

Una vela para todos los rangos de viento

Al tener montado el enrollador, el génova que tengas es el único del que dispondrás cuando estés navegando sin la posibilidad de hacer un peeling con la vela de proa para adecuarla a las condiciones de viento que haya en cada momento.

No es lo mismo navegar con unos agradables 12 nudos que a que nos entren 20 nudos sostenidos. La tela del génova está diseñado para aguantar unos rangos de viento y si los sobrepasamos no haremos más que estirarla y deformarla lo que se traduce en una pérdida de rendimiento y que sea más proclive a desgarrarse y romperse.

Navegar con el génova parcialmente enrollado

Relacionado con el punto anterior, al tener una única vela habrá muchas situaciones en las que llevemos demasiado trapo y nos toque enrollar parcialmente el génova. Esto hará que además de dar una imagen bastante fea del barco, hace que la vela no trabaje con el mismo rendimiento.

No podremos conseguir el mismo ángulo de ceñida que si tuviésemos un génova más pequeño y además la bolsa que genera hace que el barco escore más (perdiendo parte de la comodidad inicial que nos aporta el enrollador).

El génova está expuesto a la intemperie

La vela está expuesta a las inclemencias del tiempo como a la lluvia y el sol durante mucho tiempo. Esto debilita el tejido y hace que tengamos que cambiar el génova con mayor frecuencia.

Si vas a tener un génova con enrollador lo más seguro es que tengas una banda que protege de los rayos UV tanto en el pujamen como la baluma de la vela. Es una solución buena siempre y cuando mantengamos la banda en correcto estado ya que con el tiempo las costuras se rompen y la tela del génova queda expuesta.

Otra opción es tener una funda o calcetín del tamaño de nuestro stay para que, al igual que la funda de la mayor sobre la botavara, el génova esté protegido.

Funda genova

No revisamos la driza del génova

Al tener el génova constantemente montado nos olvidamos de las drizas que están trabajando constantemente con más o menos tensión y no podemos revisarlas para ver en qué estado se encuentran. Esto puede provocar que en el momento menos esperado se rompan y nos quedemos con una vela de proa sin tensión y con una driza por dentro del mástil que después nos costará bastante trabajo volver a pasar por su sitio.

Llevar (o no) enrollador es una decisión puramente personal que dependerá del dinero que tengamos (compra de enrollador y génova adaptado), la tripulación que llevemos a bordo y de la comodidad que queramos tener.

Si tu plan es más de crucero en el que el rendimiento no es tan importante y primas ante todo la comodidad, montarlo puede ser entonces una muy buena opción de compra. Si tu plan de navegación es regatear, échale un vistazo a los barcos de tus rivales y si quieres estar arriba en la clasificación olvídate de montar un enrollador, aunque hay barcos regateros monotipo en el que llevan todos enrollador como los J80.

Enrollador en regata

 

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario