ENTREVISTA A RODRIGO DE LA SERNA. CAPITÁN DEL BUQUE ESCUELA ATYLA

 En Entrevistas

El Atyla es una barco de madera que se construyó hace 32 años, botado el 15 de mayo de 1984. Fue diseñado y construido principalmente por el tío del actual capitán. La idea era dar la vuelta al mundo pero problemas con el patrocinador hizo que se tuviese cancelar el proyecto.
Como se trata de un barco con unos costes elevados de mantenimiento y tripulación en seguida se buscó una solución utilizando el barco para charter en las Islas Canarias donde estuvo hasta el 2005.

Después de ese año se intenta volver a plantear el uso del barco como buque escuela y consiguen que el Gobierno de Cantabria lo alquile para que actúe como buque de representación de la Comunidad Autónoma que funcionó bien hasta la llegada de la crisis y es el momento en que nuestro protagonista Rodrigo de la Serna (nacido en mayo de 1989) empieza a cobrar más relevancia a bordo del Atyla.

¿Qué decisión tomaste en el momento más duro de la crisis económica?

En el año 2013 se rescinde el contrato finalmente con el Gobierno de Cantabria y volvemos a probar con el charter y alquiler para eventos, pero eso solo te cubre parte de la temporada y necesitábamos un proyecto estable, con vistas de futuro.

Al final del verano habíamos participado en la regata Mediterranean Tall Ships que nos hizo tomar una decisión final, convertir el barco en un auténtico y verdadero barco escuela.

Un proyecto que acerca el mar a todo el mundo, que no depende de subvenciones, ni de las temporadas estivales. Disponíamos de un gran barco con el que educar a la gente en los valores que este mundo necesita como la responsabilidad, empatía y comunicación. Si el mundo entendiera lo que esto significa, si viviera de verdad a bordo de un barco, lo que es el trabajo en equipo, si realmente vinieran al ATYLA nos iría mucho mejor a todos.

Desde entonces me dedico a pleno al barco, como armador y patrón del mismo, enseñando valores a todo el mundo que quiera vivir la aventura de navegar con nosotros. Creando, concienciando a personas y ayudando con mi granito de arena a que este mundo sea un sitio mejor.

¿Podrías definirnos un poco mejor la función del buque escuela Atyla?

A grandes rasgos, crear un mundo mejor, algo que conseguimos concienciando con experiencias, enseñando cultura colaborativa, empatía y responsabilidad.

A bordo hay una especie de mini sociedad. Si no cargas con tus responsabilidades correspondientes haces que estas afecten al correcto funcionamiento del barco y por tanto las acaba haciendo otra persona, muy probablemente un compañero tuyo de viaje. Esto en al vida real no se siente, pero a bordo es muy intenso.

clases nudos atyla

El Capitán Rodrigo de la Serna dando clases de nudos a una joven tripulación internacional

¿Cuál es la tripulación fija del Atyla y cuántas plazas para ir como “trainee”?

A bordo del buque escuela Atyla la tripulación se divide en 4 grupos:

Grupo 1: Tripulación profesional formado por 4 personas: cocinero, mecánico, primer oficial y patrón.

Grupo 2: 4 líderes de guardia que ya han navegado con nosotros (o en otros barcos) y tienen la experiencia necesaria para estar de enlace entre la tripulación profesional y los Trainees (aprendices).

Son personas que tienen responsabilidades, lideran su equipo y deben dar las lecciones de nudos, cartografía, navegación etc. Están a bordo dos meses y aprenden a llevar y formar un equipo y lo importante de esto en un barco, a saber comunicar las órdenes.

Es muy útil para emprendedores y gente que tiene un equipo a su cargo el poder aprender a transmitir órdenes, trabajos y tareas al mismo tiempo que enseñarlas.

Grupo 3: Está conformado por los “trainees” hasta un máximo de 15 personas, cualquier persona de cualquier edad y lugar que desee venir a aprender.

Grupo 4: Es básicamente una figura de Monitor que a bordo se dedica a realizar talleres de trabajo en equipo, comunicación, empatía, concienciación medio ambiental.

Pone en contexto y en práctica todas estas cuestiones. Para que a bordo se practique y se entienda su importancia, no solo a bordo, si no en la vida real.

Con menos de 30 años debes de llevar ya un montón de millas y países viajados

Pues no sabría muy bien contestarte. He navegado casi todo por europa, el primer año que participé en las regatas hice más de 20.000, calculo que ahora unas 80.000.

Países, he visitado muchos en varias ocasiones:
Portugal, Italia, Grecia, Bulgaria, Rusia, Turquía, Rumanía, Francia, Reino Unido, Noruega, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Alemania. Eso es lo que puedo recordar mirando las banderas de cortesía que tengo a bordo.

Navegar en tall ships

Pues con esa experiencia habrá más de una anécdota que contar

La mala, romper motor en medio de un canal de tráfico en Alemania. Corriente de 4 nudos en un sentido viento de 25 nudos en otro, poco calado y fuera del canal ni había calado. Tener que fondear a 4 nudos de velocidad y esperar asistencia mientras desde control me echaba la gran bronca por fondear en medio de un canal de separación de tráfico.

Pero en cambio buenas hay muchas desde buenas navegaciones, sensaciones, gente que viene a navegar que te cambia la vida, conocer personas de todo el mundo y hacer amigos para siempre. Reencontrarte con ellos en los puertos del mundo.

Pero una buena anécdota para mi es la de un voluntario, que vino el invierno pasado a ayudar. Se convirtió en el contramaestre de un barco grande y consiguió que nos regalaran una vela. Eso es puro amor y cariño.

Después de la cantidad de trainees que han pasado a bordo ¿existe algo en común en toda esa gente cuando termina la travesía?

Se puede decir que les cambia la vida, que casi todos quieren volver, que reparten el mensaje que damos por el mundo. Es muy grato ver eso, hace sentirme útil.

El buque escuela Atyla navega casi todo el año, pero hacéis un parón a finales de año para preparar el barco para la siguiente temporada. ¿Qué trabajos soléis hacer y quién os ayuda?

Así es, el invierno es momento de “descanso” entre comillas, porque en realidad no se para el trabajo simplemente se prepara y se repara el barco de cara a la siguiente temporada.

Es un barco de madera y ello requiere mucho tiempo (lijado y pintado anual de todo el barco). Pero aun así el barco necesita mejoras y cambios constantes como nuevos palos, nuevas velas, reparar las viejas, cambiar cabos, mejorar sistemas de comunicación, etc. Todo esto requiere de voluntarios que desde todo el mundo vienen a yudar (algo que es digno de agradecer).

Cada uno viene el tiempo que le es posible y sin ellos el barco no sería hoy lo que es. Yo vivo a bordo y me encanta tener a gente a mi lado ayudándome y viendo que se involucran con el proyecto.

interior buque escuela Atyla

Vista interior del Atyla

Un proyecto de este tipo ¿cómo se sostiene financieramente?

El proyecto se sostiene en un 80% de los trainees que vienen a aprender con nosotros. La ayuda de los voluntarios sería el otro 20%. Los eventos corporativos también ayudan un poco así como los patrocinadores (que de momento solo tenemos algunos que nos ayudan con material) pero en una cantidad mínima, aparte que hay años que no hay ninguno.

Cabe destacar el apoyo de las asociaciones de barcos escuela, como la Sail training Association Alemania que nos ayudó en Alemania con el tema de la Rotura del motor o la misma Sail Training España que siempre mira adelante por conseguir que este mundo de barcos escuela salga adelante.

Visto desde fuera debe ser un estilo de vida envidiable y desde luego totalmente fuera de lo común, ¿es a lo que vas a dedicarte el resto de tu vida?

Alguien me dijo una vez que intentara trabajar en algo que puede hacer gratis toda mi vida. Pues bien, ya lo he conseguido.

De hecho, tal es el caso, que mi sueldo va íntegramente al proyecto, desde hace 4 años ahora. Toda ayuda es buena y mi salario se queda en el proyecto para que salga adelante, ya se sabe que el que la sigue la consigue.

Es un trabajo muy gratificante, tiene sus lados malos (el tema papeleos es una locura) pero al menos de momento lo malo es poco y lo bueno es infinitamente bonito.

A alguien que todavía no tenga claro de formar parte en un proyecto así ¿qué le dirías para convencerle?

Que pruebe. Que se deje involucrar. Que esta vida solo se vive una vez y es mejor llenarla de experiencias y aventuras.

Si te interesa lo que están haciendo en el Atyla y quieres tener un poco más de información puedes echar un vistazo a su página web o seguirlos en su página de Facebook donde son muy activos y publican sus aventuras presentes y futuras. También puedes echarle un vistazo a nuestra entrada Otro tipo de navegación de altura, navegar en Tall Ships sobre este tipo de navegación

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas
Showing 2 comments
  • Victoria Alvarez de Sotomayor

    Enhorabuena con la web. La encuentro muy instructiva y pedagójica para todos los amantes de la nautica. Es un buen referente y tu eres un profesional en la materia.
    Suerte con este blog.
    Curri A.de S.

    • adminvisionautica

      Pues muchas gracias y espero que sigas visitando el blog. Aún tenemos muchas más cosas que contar y entrevistas que hacer!