Estibar un barco de recreo correctamente

 En El Cofre

Estibar el barco es básicamente dejar todo lo que llevamos a bordo bien guardado y amarrado para que cuando salgamos a navegar y el barco empiece a moverse y cabecear por la acción de las olas, escora o porque vamos a gran velocidad, no salga todo volando por los aires o desplazándose de un lado a otro.

Al estibar un barco es muy importante tener el espacio suficiente para las cosas que consideremos necesarias para nuestra navegación.

En el barco el espacio para guardar suele ser limitado y debemos por tanto planear con antelación qué es lo que vamos a llevar y cómo vamos a poder guardarlo todo en el barco.

Planificar antes de salir ¿Qué necesito llevar a bordo para poder navegar?

No es lo mismo llevar material y víveres para una travesía de varios días sin parar por tierra que para salidas diarias en los que no haremos noche.

Tenemos que pensar qué cosas necesitaremos para nuestra navegación desde la comida y la vajilla para barcos, hasta ropa adecuada para navegar, material de seguridad y material de repuesto para posibles roturas.

Todo ello debe tener su espacio bien definido e idealmente de fácil acceso para que no sea complicado encontrar lo que sea que estemos buscando sin necesidad de tener que vaciar medio tambucho previamente.

Dependerá de nuestras necesidades personales y experiencia decidir qué es lo que vamos a necesitar en nuestra navegación, nadie mejor que nosotros para decidir entre lo que realmente nos hace falta y qué es superfluo e innecesario.

Estibar el barco, el límite lo pone el barco

Cuanto más grande es un barco, más cosas podremos llevar a bordo pero también será la cantidad de cosas de las que deberemos estar pendientes de que estén seguras en su sitio cuando iniciemos la navegación.

Adáptate al espacio de almacenaje que tengas y sobre todo a las necesidades reales de tu navegación.

Un barco nos ayuda a ser verdaderos expertos tanto en logística como en dotes de almacenaje ya que llega un punto en el que cuando queramos meter algo, otra cosa deberá salir del barco.

Un ejemplo claro son los clientes de barcos charter que llegan con grandes maletas rígidas donde guardan todo su equipaje para pasar unas fantásticas vacaciones en el barco.

Al intentar guardarlas se dan cuenta que no caben en los armarios habilitados y acaban ocupando espacios que deberían estar destinados a otras cosas más importantes.

Seguridad ante todo en un barco, evitar que las cosas se muevan de su sitio

cajas plastico en la sentina

En la sentina hay mucho espacio para guardar cosas en el barco

Este es un punto que aunque cae de cajón, hay que recalcarlo. Un objeto que empieza a desplazarse de un lado a otro debido al movimiento del barco puede suponer un peligro para la tripulación y si es pesado incluso llegar a romper algo.

Si no nos queda más espacio de estiba ni en en tambuchos ni armarios, siempre queda la opción de usar el hueco que hay en las sentinas.

Es habitual comprar pequeñas cajas de plástico en las que podemos empezar a guardar material y que así se encuentren a salvo del agua que pueda acumularse allí.

Además presenta la ventaja que suelen ser fácilmente accesibles y que no te permiten acumular cosas encima, por lo que todo lo que guardes ahí estará a la vista enseguida.

En caso que ya no te sea posible usar ninguna de estas opciones anteriores entonces no quedará más remedio que atarlo. Busca el sitio en el que menos estorbe y que estés dispuesto a sacrificar.

El material de seguridad del barco debe ser fácilmente accesible e identificable

No podemos cansarnos en insistir en este tema, todo el material relacionado con la seguridad de nuestro barco debe ser fácilmente accesible para poder disponer de él rápidamente en caso de una emergencia.

Si colocamos cosas encima del equipo de seguridad, en los sitios que tenemos designados específicamente para ello, nos encontraremos con un gran problema el día que realmente nos vaya a hacer falta.



Es demasiado habitual ver por ejemplo balsas salvavidas guardadas en cofres o dentro del barco. Este equipo pesa mucho y a en situaciones de emergencia no nos podemos permitir el lujo de perder el tiempo buscando la balsa, llevarla hasta la borda y activarla.

Lo mismo ocurre con los chalecos salvavidas, las bengalas, los botes de humo, etc. El espacio que ocupen debe estar especialmente designado para todo el equipo de seguridad.

Una muy buena idea es tener un plano del barco con la distribución de los elementos de seguridad que tenemos a bordo. Así de un vistazo tantos nosotros, como el resto de la tripulación podrán tener claro dónde está guardado cada parte que conforma nuestro equipo de seguridad del barco.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario