Porqué NO comprar un barco barato

 En Mantenimiento


Todos conocemos a alguien, o incluso somos nosotros mismos, que tenemos un barco y pasamos horas y horas a bordo de nuestra embarcación haciendo reparaciones, proyectos de mejora, actualizando sistemas del barco.

Pero en cambio no salen nada a navegar, se entra en una vorágine de modificaciones del barco que al final es a lo único a lo que se dedican y que yo sepa, un barco está para navegar y disfrutarlo navegando que para eso es su objetivo principal.

Por otra parte, como opinión personal, no entiendo la gente que se pone a comprar un barco muy barato pero que está en un estado ruinoso y decadente.

Sí, el precio será una auténtica ganga y serás muy manitas pero un barco del que no sabemos qué tipo de mantenimiento ha tenido o que salta a la vista la falta de este, es estar abriendo la puerta a problemas, muchos problemas.

Razones por las que un barco puede ser muy barato

Los barcos muy baratos por normal general tienen ese precio por una razón, el dueño quiere deshacerse de la embarcación porque ya no le da uso (y seguramente lleve una temporada sin hacerlo) y le supone unos gastos a los que o no puede hacer frente o no quiere asumir.

Eso se traduce en una más que clara falta de mantenimiento del barco porque si un dueño ya no tiene tiempo, interés o va con el dinero justo lo primero en lo que a cortar va a ser en esta partida que hace que el barco se encuentre en correcto estado.

Y en el medio acuático en el que se encuentran las embarcaciones puede hacer que en un año de descuido el barco acabe en un estado completamente lamentable.

El agua salada, el sol y el mal tiempo son implacables y no dejan de estar actuando sobre un barco por lo que afectan en su estado general.

Que sí, que siempre habrá el caso de de un armador que de repente tiene alguna urgencia o imprevisto y como los barcos no se venden precisamente rápido y menos hoy en día con un mercado de segunda mano tan amplio, pues decide poner el barco en venta a un precio muy bajo, pero no es el caso más habitual.

Lo más seguro es que un barco que tiene un precio de venta muy bajo, esté lejos de estar a son de mar y que nos permita navegar con unos mínimos de seguridad.

barco abandonado en venta

Este barco abandonado seguro que es una tentación por su bajo precio

Comprar un barco barato, nido de problemas

Si aún así sigues interesado en un barco de estas características porque tiene un precio irresistible que lo vea un perito contigo, o por lo menos alguien que sepa lo suficiente como para ir indicándote todas las posibles reparaciones y puntos en los que tendrás que meterle mano.

Y aún así, habrá vicios y problemas ocultos que hasta que no te pongas a trabajar con el barco no te darás cuenta de ellos, una embarcación es una caja de sorpresas aún en buen estado.

“Lo más seguro es que un barco que tiene un precio de venta muy bajo, esté lejos de estar a son de mar”

Cualquier dueño de una embarcación te indicará la lista de reparaciones pendientes que tiene y siempre parece un no acabar, ya que cuando se arregla una cosa otra se rompe. Pues imagínate como debe ser en un barco que apenas ha tenido mantenimiento.

Qué supone comprar un barco tan barato

Pues mucha gente sigue pensando que si compra un barco de 8 metros por unos míseros 2000€ (por poner un ejemplo) con otros 5000€ el barco podrá restaurarse y dejarlo listo para navegar, porque total, dedicándole tiempo suficiente y pudiendo hacer (casi) todo ellos mismos y se ahorran el tener que comprar un barco de similares características por 15000€, sale a cuenta y la verdad es que sí que suena muy tentador.

Ante todo hay que ser un poco humilde ¿realmente eres capaz de hacer todas las reparaciones que un barco en estado de abandono puede necesitar?

Primero hay que saber exactamente qué es lo que le va a hacer falta al barco y como te comentamos antes no es tarea sencilla.

Mecánica, electricidad, fibra, pintura, velas, etc. Son muchas las cosas que seguramente haya que tocar y reparar y sí, con tiempo suficiente y aprendiendo se puede restaurar lo que sea, pero hay que pensar bien y calcular los costes REALES de las reparaciones que va a haber sí o sí.

Lo más habitual es que en estos casos es que el proyecto de restauración del barco acabe saliendo mucho más caro que si se hubiese comprado un barco en mejor estado pero a un precio de compra inicial más elevado, lo que puede generar frustración y lo que es peor, acabar obligando al dueño a volver a malvender de nuevo el barco o abandonarlo.

El tiempo que hay que dedicar a hacer las reparaciones

reparacion fibra barcoNo existe un tiempo concreto para poder hacer las reparaciones necesarias para que el barco pueda salir a navegar. Por un lado está el tiempo del que dispongamos, no es lo mismo ser un trabajador que tiene solo los fin de semanas para trabajar en el barco, que una persona que ya está jubilada y tiene todo el tiempo del mundo.

Si además, la idea es comprar un barco de estas características porque tiene un muy buen precio hay que recordar la fórmula mágica que dice:

tiempo=dinero

Cuando por fin hemos completado los trabajos en el barco habrán pasado 1 o 2 años, o el tiempo que sea y todavía no se ha navegado ni un solo día.

A mi parecer esa la manera más cara de tener un barco es tenerlo y no navegarlo. El objetivo de ser el armador de una embarcación es poder salir con él a disfrutar de una regata, de un paseo de un día o fin de semana o incluso vivir en él, cada uno tiene su plan de navegación.

Resumiendo, creo que es mucho mejor comprar un barco ya listo para navegar, o con el menor número de trabajos pendientes a realizar, aunque el precio de compra sea mayor. Un barco es para navegar y las reparaciones ya vendrán con el tiempo, de eso que no te quepa la menor duda.

“la manera más cara de tener un barco, es tenerlo y no navegarlo”

Tenía un amigo australiano que sabía un rato de barcos de vela, que decía que la segunda mejor cosa del mundo era estar trabajando en el barco, haciendo reparaciones y mejoras. Pero que la mejor cosa del mundo era poder navegarlo y la verdad, es que yo opino lo mismo.

 

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas
Showing 2 comments

Dejar un comentario