Cómo orientarse de una manera sencilla con el reloj de pulsera

 En El Cofre

La mayoría de las salidas al mar son navegaciones costeras, en aguas conocidas en las que nos orientamos a simple vista, tomando como referencia puntos en tierra que sabemos de antemano que son y donde están.

Cuando esta situación cambia, y nuestra intención es adentrarnos en aguas desconocidas, en general nos convertimos en dependientes de la tecnología, de instrumentos como los gps, plotters, o incluso magníficas aplicaciones en el móvil que nos guían a buen puerto.

Pocos son los nostálgicos que planifican o navegan ya por cartas de papel y prácticamente extintos los capaces de realizar una navegación astronómica.

Uno de los mayores miedos es la desorientación, quedarse sin estos instrumentos, no saber reconocer el camino o verse sin más en medio de la nada, ya sea por despiste o mala visibilidad.

Desafortunadamente no contamos con habilidades innatas como ciertos animales migratorios capaces de orientarse por los campos magnéticos de la tierra, necesitando contar más bien con la calma, apelando al sentido de la orientación.

No nos vamos a engañar, la navegación astronómica no es algo que se aprenda de la noche a la mañana, requiere conocimientos de trigonometría y soltura con el uso del almanaque.

Hay múltiples maneras para orientarse, sin necesidad de instrumentos, como por ejemplo el musgo en la cara norte de los arboles, pero que desafortunadamente de poco nos sirven en el mar.

Es por ello que aquí os traemos un truco sencillo que puede ayudar a orientarnos sin la ayuda de ningún instrumento. Solo necesitamos el reloj en hora y estar en latitudes superiores a la declinación del sol.

Cómo orientarte con el reloj de pulsera

Es tan fácil como apuntar con la manecilla de las horas al sol. La bisectriz formada por esta aguja y las 12 marcará el sur.




Como hemos comentado, este truco solo es útil si nos encontramos por encima de la declinación del sol, pero…

Cómo se si estoy por encima de la declinación del sol

La declinación del sol es el ángulo entre la línea sol-tierra y el plano ecuatorial celeste (proyección del ecuador terrestre)

La declinación del sol no es fija, varia con el paso de los días, alcanzando sus máximos en los solsticios, el 21 de junio 23º26’14″N (trópico de cancer) y el 21 de diciembre a 23º 26’14″S (trópico capricornio). Estos días tenemos el día mas largo y corto del año.

El sol cruza el ecuador en los equinocios de primavera y otoño (20 marzo y 22 septiembre). En este momento el sol pasa de tener una declinación positiva a negativa o viceversa. En los equinocios el día y la noche tienen la misma duración en todos los puntos de la tierra.

En realidad, tanto los equinocios como los solsticios son un instante de tiempo, una hora determinada, aunque para entendernos lo aplicamos a un día entero que además aprovechamos para cambiar de estación.

En conclusión, si navegas en el hemisferio norte, por encima del trópico de cáncer podremos usar este truco fácil para situar el sur y así poder orientarnos.

Si navegas entre los trópicos de Cáncer y Capricornio dependerá de la época del año el que funcione o no este truco. Si estas en el hemisferio sur, por debajo del trópico de Capricornio, este pequeño truco no os servirá para nada…

De todas formas, seguro que muchos de vosotros tenéis otros métodos de orientación caseros que podéis compartir. Animaos y aportad vuestros métodos en los comentarios.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
Últimas entradas

Dejar un comentario