Orzar y arribar cuando navegamos en un barco de vela

 En La Escuela

Cuando estamos aprendiendo a navegar y somos nosotros los que estamos llevando el timón y por tanto, tenemos el gobierno del barco, es imprescindible aprender la diferencia entre orzar y arribar.

Los barcos se encuentran flotando en un medio fluido que es el agua y a diferencia de un coche que está sobre una superficie sólida como las carreteras, la acción del viento, las corrientes y las olas son la razón por la que un barco nunca navega en línea recta.

Por tanto debemos estar constantemente orzando y arribando para corregir el rumbo del barco, y así poder dirigirnos al punto que nos interesa, amén de tener que hacer maniobras como las viradas y trasluchadas.

Tal y como podrás ver a continuación, orzar y arribar son términos que se usan únicamente cuando estamos navegando a vela.

Orzar con un barco de vela

Orzar consiste en cerrar el ángulo de la proa de un barco que navega a vela con el viento y poder así ceñir cada vez más.

Tendremos que mover el timón a la banda correspondiente para que el barco reacciones y comience a “buscar el viento”, pero hay que tener en cuenta la diferencia de navegar con un barco de vela que tenga timón de caña o timón de rueda.

Debemos recordar que siempre hay que cazar las velas cuando orzamos en un barco a vela para ir trimándolas e ir adaptándolas a las nuevas condiciones de viento y que estas no se queden flameando.

barco de vela que orza

Dos barcos de vela que están orzando

 

Orzar con timón de caña

Si estamos navegando con un barco de vela que tiene un timón de caña, tendremos que mover esta hacia la banda en la que se encuentra las velas.

Al principio es un poco lioso, pero los barcos con timón de caña se navega al revés que los coches.

Por ejemplo si estás navegando amurado a estribor, quiere decir que el viento te entra por la banda de estribor y por tantos las velas deben de estar forzósamente a babor.

En este caso cuando quieras orzar, deberás mover la caña del timón a la banda de babor para que el barco caiga a estribor y de esta manera la proa empiece a cerra la proa al viento.



Orzar con timón de rueda

Navegar en un barco con timón de rueda es mucho más sencillo que si lo hacemos con un de caña, ya que se asemeja más a la conducción con volante de los coches. Si giras la rueda del timón a estribor, el barco cae a estribor y si lo giras a babor, el barco cae a babor.

Si nos ponemos en la misma situación que antes, pero con la diferencia de estar navegando con un timón de rueda, estamos navegando amurados a estribor y queremos orzar para cerrar el ángulo de la proa con el viento, no tendremos más que girar la rueda del timón a estribor.

Lógicamente, cuando navegamos amurados a babor todo cambia, si quieremos orzar tendremos que girar la rueda hacia babor para ceñir cada vez más.

Orzar consiste en cerrar el ángulo de la proa de un barco que navega a vela con el viento y poder así ceñir cada vez más

Arribar con el barco de vela

Arribar con un barco de vela es abrir el ángulo de la proa con el viento. Es fácil entender que arribar es lo contrario de orzar.

Debemos abrir las velas cuando arribamos para poder trimarlas correctamente y ajustarlas a las nuevas condiciones de vento.

barco de vela que arriba

Dos barcos de vela arribando

Arribar con timón de caña

Cuando vamos navegando en una embarcación a vela, generalmente el timonel debe ir siempre en la banda contraria a las velas.

Por tanto, si vamos amurados a estribor, el timonel va sentado también en la banda de estribor porque las velas están a babor y viceversa.

Con esto aclarado, hay una regla nemotécnica muy sencilla para saber hacia dónde hay que mover la caña del timón si queremos arribar, debemos recordar “arriba a la barriga”.

Al mover la caña del timón hacia nosotros (siempre y cuando estemos sentados al lado contrario de las velas), la proa del barco arribará abriendo su ángulo con el viento.

Arribar con timón de rueda

A estas alturas de la historia ya no tiene mucho misterior el cómo se debe arribar con un barco que tiene timón de rueda.

Hay que girar la rueda hacia la banda que se quiera arribar. Si estamos amurados a estribor y tenemos que arribar, el barco debe caer a babor y hacia esa banda deberemos girar la rueda del timón.

Un barco se vira orzando

Cuando un barco de vela vira quiere decir que está ciñendo y pasa de recibir el viento de una banda del barco, para empezar a recibirlo por la otra banda pasando la proa por el viento.

Virar es la maniobra más habitual cuando navegamos en un barco de vela. Sin entrar muy en profundidad sobre la técnica de esta maniobra, básicamente debemos estar navegando con la suficiente velocidad e ir lo más orzados posibles (en ceñida entendemos).

En el momento que queremos virar, ponemos el barco a orzar. Cuando la proa está cortando la dirección del viento debemos largar la vela del génova cuando se encuentra flameando y en el momento que el viento ya está entrando por la otra banda contraria y nos dirigimos al punto que nos interesa, ponemos el timón a la vía y trimamos las velas ajustándolas a las nuevas condiciones de viento de dirección e intensidad.

Este video un niño de Optimist entrenando viradas nos muestra perfectamente como cuando pone la caña del timón en sotavento, el barco empieza a orzar hasta que vira.

Un barco se traslucha arribando

Para muchos la trasluchada es la maniobra más peligrosa cuando vamos navegando a vela. A diferencia de la virada, se traslucha cuando vamos navegando en rumbos abiertos y ahí radica su peligrosidad.

Al navegar en rumbos abiertos las velas están más largadas, principalmente la vela mayor y si queremos cambiar de amura (cambiar la banda por la que recibimos el viento) tenemos que arrivar para trasluchar y las velas deben cambiar también de banda y hay que tener cuidado con la botavara tal y como puedes ver en el siguiente video.

En este vídeo se puede ver como este Farr 40 va navegando en regata en popa cerrada y en un descuido del patrón el barco traslucha involuntariamente. Fíjate en la botavara como pasa de estar completamente largada en babor a pasar a estribor barriendo toda la cubierta (minuto 3:30).

 

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario