Vender un barco, cómo establecer el mejor precio de venta

 En El Cofre

Puede haber infinidad de razones por las que tengamos que poner en venta nuestro barco sea porque ya no lo utilizamos, no se ajusta a nuestro plan de navegación o directamente que estamos buscando comprar otro barco pero antes hay que deshacerse del que poseemos actualmente.

Vender un barco no es una tarea sencilla y el precio inicial es sin lugar a dudas un factor clave en el resultado de la venta. Es muy importante seguir una serie de pasos que nos pueden ayudar a establecer cuál es la valoración correcta de nuestro barco.

Calcular el valor de mercado del barco

Es el precio de referencia de barcos con características similares al nuestro que nos pueden dar una primera idea de los precios que se están pidiendo.

Una sencilla búsqueda en páginas web especializadas nos puede mostrar resultados en muy poco tiempo. Investiga y compara aspectos como modelos, esloras y año pero estos por sí solos no marcan el precio real de un barco.



Factores como mejoras que se han realizado y sobretodo el mantenimiento del barco pueden afectar mucho en el precio final.

También otra serie de puntos  relevantes que pueden influenciar son la ubicación, si tienes un barco en una zona con mucha oferta seguramente habrá más barcos de características y estado similar por lo que tendrás que intentar poner en alza los puntos fuertes del barco.

La estación del año en el que decidas poner en venta el barco hará que haya más o menos compradores, el interés por la compra aumenta lógicamente antes de la llegada del verano para poder disfrutar de él los mejores meses del año.

Por último está el factor que ya dependerá de la situación personal de cada uno y la prisa que tenga el dueño para vender el barco.

barco en venta

Poner un precio de venta al barco

Con la referencia de mercado y dejando de lado los sentimentalismos, ahora nos toca hacer un análisis real del valor de venta de nuestra embarcación, no existe un método único para tasarlo por lo que será nuestra propia experiencia e intuición nuestras herramientas principales para definir el precio final.

Tenemos que establecer un rango de precio máximo y mínimo para darnos un margen para negociar e incluso pensar en qué franja de tiempo queremos vender.

Somos los primeros en saber lo que estamos ofreciendo y habrá que poner un precio no por el que nos gustaría que lo pagasen, si no por el que nosotros mismos estaríamos dispuestos a pagar si fuésemos nosotros los compradores.

Ciertos puntos que pueden ayudar a que el precio del barco sea un poco más alto es intentar centrar la venta a principios de la temporada de verano, los compradores están más receptivos por la llegada de los días más largos y calurosos.

“hacer un análisis real del valor de nuestra embarcación”

También si hemos sido unos armadores responsables y nos hemos ocupado de un mantenimiento regular y adecuado del barco hará que el precio se pueda sostener mejor.

Poder mostrar un historial de mantenimiento es de gran utilidad para el potencial comprador ya que podrá comprobar fácilmente cuáles son las mejoras y arreglos que les hemos hecho a lo largo del tiempo.



¿Vender un barco rápido o venderlo a un precio más alto?

A veces por querer vender por un precio mayor no nos paramos a pensar en los costes fijos que tiene un barco.

Retrasar la venta a la espera de que alguien esté dispuesto a pagar más hace que cada mes tengamos que estar desembolsando una cantidad de dinero que al final repercute en el beneficio que pretendemos obtener con la venta.

Cualquier potencial ganancia disminuye por lo que a veces vender un barco rápido pero a menor precio puede ser la mejor opción.

Es muy duro vender nuestro barco propio a un precio menor de lo que nuestros sentimientos nos dicen que vale pero peor es verlo envejecer sin darle ningún uso y peor aún, seguir pagando por él. Eso sí que es caro.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario