Las 5 regatas oceánicas más importantes que debes seguir

 En Regatas

Hoy en día, todo deporte que se precie tiene su vertiente extrema. La vela no se queda atrás y queremos hablarte sobre 5 regatas oceánicas que suman muchos ingredientes para convertirse en algunas de las pruebas deportivas más duras del mundo.

Tienen en común que son pruebas de larga duración, en las que se atraviesan mares y océanos sin ver tierra durante días y en algunos casos durante semanas.

La tecnología utilizada por los barcos participantes hace que los barcos sean cada vez más rápidos y más ligeros para poder arañar el máximo número de millas posibles en el mismo periodo de tiempo.

Es una auténtica lucha en la que muchas veces el barco rival es la menor de las preocupaciones y el verdadero reto consiste en terminar la prueba de una pieza.

Los auténticos enemigos a batir son la fatiga, el cansancio, la falta de sueño y el propio barco convertido en una auténtica lavadora durante las próximas semanas o meses en las que realizar la mínima actividad se convierte en una odisea.

Vendée Glove, la regata reina en solitario

La prueba reina de las regatas en solitario es la Vendée Globe y para muchos la más dura que existe. Se celebra cada cuatro años siendo la última edición la del 2016/2017.

Es una competición que sale de Les Sables-d´Olonne en Francia, para dar la vuelta al mundo pasando por los tres grandes cabos el de Buena Esperanza (sur de África), el de Leeuwin (extremo meridional de Australia) y el más famoso Cabo de Hornos (sur de Sudamérica).

Lo que hace única a la Vendée es que la circunnavegación se hace sin escalas y sin asistencia hasta que se ha vuelto al punto de partida. Pero el simple hecho de poder participar en esta regata en sí y estar en la línea de salida es ya un auténtico hito.

Desde la primera edición de esta regata 1989/1990 hasta hoy ha habido solo 4 participantes españoles en la regata. José Luis Ugarte en la edición de 1992/1993 con el Euskadi Europ 93 BBK, Javier Sansó que ha participado en dos ediciones; la de 2000/2001 con el Old Spice y en la de 2012/2013 con el Acciona 100% EcoPowered el primer barco autosuficiente y 100% ecológico en participar en la regata (puedes echarle un vistazo a nuestra entrada Recordando al Acciona Sailing 100% Eco Powered), Unai Basurko en la edición 2008/2009 con el Pakea Bizkaia y por último Didac Costa en la última edición de 2016/2017 con el One Planet One Ocean.

Volvo Ocean Race, la gran vuelta al mundo a vela

La vuelta al mundo en barco de vela más seguida internacionalmente, originariamente conocida como la Whitbread Round the World Race.

La primera edición fue en 1973, siendo una regata con marcado carácter amateur que fue evolucionando hasta convertirse en una prueba en la que participan los mejores regatistas del mundo con auténticas máquinas tecnológicas que han ido evolucionando con cada edición.

Es una prueba que cada 3 años (antes 4) da la vuelta al mundo por escalas y en el que cada edición es distinta a la anterior al haber distintos puertos que conforman las etapas de la regata.

España ha tenido una alta participación en todos los sentidos en esta regata, sobre todo en las últimas ediciones de la Volvo en la que no solo participaban barcos españoles sino que desde 2005 ha sido siempre un puerto español el que ha acogido la salida de la primera etapa de la Volvo, primero desde Vigo y después desde Alicante.

Es de especial mención que con el ganador de la edición 2014/2015, el Abu Dhabi Ocean Racing, iba el regatista olímpico español Chuny Bermúdez de Castro habiendo sido su 6ª participación en la prueba y la segunda persona que más veces ha participado en la regata detrás del holandés Bouwe Bekking con 7 pruebas a su espalda.

Aunque ahora los dos vuelven a participar en la edición de la Volvo Ocean Race 2017-2018, lo que siguen sumando participaciones y experiencia en esta pedazo de regata.

Chuny a bordo del Abu Dhabi

Chuni a bordo del Abu Dhabi con el que consiguió el podio

Sydney-Hobart, la regata oceánica de las antípodas

Una de las pequeñas grandes pruebas internacionales. Esta icónica regata sale desde el puerto de Sídney, hasta la capital de Tasmania, en Hobart recorriendo un total de 630 millas náuticas.

Es una prueba que sale todos los años el 26 de diciembre con una gran repercusión mediática, un pequeño sprint de dos días para los más rápidos en la que participan mezclados regatistas de la élite mundial y amateurs que tienen como simple objetivo poder terminar la regata en unas condiciones por lo general bastante duras.

Siempre quedará en la memoria colectiva la tragedia de la edición de 1998 en la que se formó una tormenta con vientos de hasta 70 nudos. De 115 barcos que tomaron la salida, solo 44 cruzaron la meta, 5 barcos hundidos y la peor noticia de todas, 6 tripulantes perdieron la vida.

Desde aquella edición, la Sydney-Hobart se ha convertido en una regata que está a la vanguardia de las comunicaciones y seguridad en la mar en la que todos los tripulantes llevan sistemas de localización personales.

Fastnet Race, una regata veterana

Una de las regatas más veteranas que comenzó su andadura en 1925. Se realiza cada 2 años en el mes de agosto, cubriendo una distancia total de 608 millas saliendo desde el puerto de Cowes, en la Isla de Wight al sur de Inglaterra.

Patrocinada por la prestigiosa relojera Rolex pertenece al circuito de regatas oceánicas junto con la Middle Sea Race que surca las aguas del mediterráneo y la Sydney-Hobart.

En esta prueba se navega hasta la Roca Fastnet que da nombre a la regata, al sur de la Isla de Irlanda.

Participan tanto tripulaciones profesionales como amateurs y se puede participar en solitario, a dos o con tripulación. En un evento que llega a reunir a más de 300 barcos en la salida. Un número que por si solo habla de lo popular y prestigiosa que es esta regata.

La Mini-Transat, los pequeños solitarios

4050 millas náuticas en solitario en un barco Classe Mini 6.50, un cascarón de 6,50 metros de eslora que devora millas como pocos barcos. La Mini-Transat es considerada la cuna de los regatistas oceánicos, quien destaca en esta regata acaba consiguiendo apoyo para la Vendée Globe.

Es una regata en la que la gran mayoría son regatistas franceses aunque cada vez podemos ver a más españoles.

Existen dos categorías, Proto y Serie.

En la categoría de Protos los barcos tienen libertad de diseño lo que hace que de los diseños y configuraciones salgan autenticas obras de arte. ¡La última gran innovación es de Minis con foilers!

Después está la categoría de Serie en la que los barcos han de ceñirse estrictamente a las reglas de la clase. Con esto consiguen que los regatistas con presupuestos reducidos consigan participar y sea más meritoria su posición en la clasificación ya que todos los barcos de la categoría de Serie son exactamente iguales.

Tanto la Mini como la Vendée tienen una alta repercusión mediática en el país galo y las organizaciones se ven obligadas incluso a controlar el acceso a los pantalanes donde se encuentran estos barcos, debido a la gran afluencia de gente que acude a ver estos barcos y saludar a los intrépidos patrones solitarios antes de tomar la salida.

¿Tu qué regata oceánica sigues y cuál es la que más te gusta? Déjanos un comentario.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas

Dejar un comentario