03-Regla 2 del RRV, navegación leal

 En Regatas

En esta entrada vamos a comentar el apartado Deportividad y Las Reglas, de la Parte 1, donde pone específicamente que se espera que los regatistas “cumplan las reglas y las hagan cumplir. Es un principio fundamental de la deportividad que cuando los participantes infrinjan una regla se penalicen con prontitud, lo que puede ser retirarse”.

Quiere decir, ni más ni menos, que somos los propios regatistas los que debemos cumplir y hacer cumplir el reglamento. Una regata no es un partido de fútbol, donde un árbitro señala las infracciones y el jugador obedece. Son los regatistas los que avisan a otro participante de que ha infringido una regla y que debe penalizarse.

Es esa la razón por la cual, cuando se monta un pollo en la bolla, en una salida o en cualquier cruce de barcos en los que está presente un barco del Comité de Regatas, no debemos esperar que el Comité de Regatas actúe “de oficio” protestando al barco que ha infringido la regla, porque no lo hará en la mayoría de las ocasiones.

 

Para estos casos el Comité puede actuar de testigo de lujo, pero una vez que alguien haya protestado al barco responsable. Sólo en situaciones en las que otros barcos no puedan ver la infracción, o en caso de infracción de ciertas reglas (Regla 69: Mal comportamiento) el Comité de Regatas protestará al barco en cuestión.

“somos los propios regatistas los que debemos cumplir y hacer cumplir el reglamento”

El Caso 39 del libro de casos del Word Sailing dice específicamente que, “excepto cuando recibe un aviso de incumplimiento de una regla de la clase o de la regla 43 (vestimenta y equipo de un participante) por parte de un inspector o medidor de un evento, un Comité de Regatas no está obligado a protestar a un barco. La responsabilidad primaria para hacer cumplir el reglamento recae en los competidores”.

En cualquier caso, es imposible que un Comité de Regatas controle a toda una flota durante una manga, incluso contando con la presencia de varios Jueces, que sólo pueden vigilar a los barcos en un radio no muy grande, de ahí la importancia de esta regla.

Como regatistas, está en nuestra mano evitar que se haga trampas. Hay pocas cosas más enervantes que participar en una regata donde dos o tres personas se saltan las normas de forma sistemática al amparo de la falta de Jueces que los vigilen, algo que no ocurriría si fuésemos realmente caballeros y cumpliéramos con estar norma, algo que es frecuente ver entre los navegantes de la categoría “Máster”.

Regla 2: Navegación Leal.

En línea con la Regla anterior está otra regla fundamental del Reglamento de Regatas de Vela, la Regla 2: Navegación Leal.

Se aplica a menudo en regatas internacionales, no tanto a nivel de regatas autonómicas, aunque a mi modo de ver, debería aplicarse más.

Esta regla dice que un barco y su propietario competirán de conformidad con los principios reconocidos de navegación leal y de deportividad.

Un barco puede ser penalizado por esta regla sólo si se ha establecido claramente que tales principios han sido infringidos.

La penalización podrá consistir bien en descalificación (DSQ), o bien en descalificación que no podrá ser excluida de la puntuación del barco en la serie (DNE) (en el RRV 2013-2016 sólo podía castigarse con DNE, lo cual era más disuasorio).Comité de Regatas protestando a un barco

Cuándo se aplica la Regla 2 del Reglamento de Regatas de Vela

Se puede aplicars esta Regla en situaciones muy diversas en las que de una forma clara se objetive un comportamiento desleal por parte de un competidor. No existe una lista cerrada, aunque puede ser aplicada en situaciones como:

  • Participar en actividades ilegales (robo, daños, … ) o en actividades que van en contra de la deportividad
  • Bullying o amenazas
  • Violencia física
  • Desobedecer instrucciones razonables del Oficial de Regatas
  • Romper una regla de forma intencionada, o romper una regla de forma repetida
  • Mentir en una audiencia de una protestadas (ojo con esta para los falsos testigos o testimonios en una protesta…)
  • Falsificar documentos (como certificados de medición, etc.)
  • Ofensas verbales
  • Incluso hacer comentarios irrespetuosos sobre los Oficiales de Regatas y sus decisiones (incluidas las redes sociales)

En el libro de casos de World Sailing se presentan otras situaciones específicas donde se ha aplicado la Regla 2:

  • No penalizarse cuando se comente una infracción (Caso 138)
  • Continuar navegando una manga cuando sabes que has salido fuera de línea con bandera negra, para molestar a un contrincante (Caso 65)
  • Cuando se intenta descalificar a un contrario de forma injusta haciendo trampas, como colgar exagerada e inapropiadamente, o estirar el brazo para tocar el barco de barlovento e intentar descalificarlo por la Regla 11 (Casos 73 y 74)
  • Interferir con un contrincante saltándote reglas para ganar puestos en la clasificación (Casos 34 y 78)
  • Pedir paso a un navegante inexperto cuando sabes que no tienes preferencia (Caso 47).

Lo peor de todo es que romper la Regla 2 puede llevar a que te abran una audiencia por la Regla 69 (mal comportamiento), cuyo castigo puede ser incluso mayor, dependiendo del tipo de infracción realizada y de la influencia que haya tenido en el resultado de la regata.

Como conclusión: naveguemos como caballeros (que no como pánfilos, no tiene nada que ver), para disfrutar más de las regatas y, de paso, darle menos trabajo a los miembros del Comité de Regatas y Jueces de Regata.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
Entradas recomendadas

Dejar un comentario