Los sueños de un navegante

 En El Cofre


Como toda persona tenemos nuestros sueños y metas a alcanzar, que son las cosas necesarias que nos hacen avanzar para poder conseguir nuestros objetivos.

Desde hace años he tenido en mente poder realizar o experimentar una serie de cosas que como navegante me encantaría poder realizar en algún momento de mi vida, algunas no requieren más que ponerse a ello y para otras hace falta un poco más de involucración y algo de tiempo, a ver qué opináis vosotros.

1- Navegar con foils

Es una de los grandes deseos que tengo. La adrenalina que debe experimentar navegando en un barco con este tipo de apéndices no debe tener rival, una verdadera vertiente extrema de la vela.

Velocidad y equilibrio para no clavar el barco y que se vaya a todo el traste, solo para los más hábiles y experimentados. Estaría genial conseguir enrolarse en un barco como tripulante y que me lleve básicamente como fardo, bien quietecito y sin molestar.

Algún día.

En serio, yo veo un vídeo de estos y me dan ganas de salir a comerme el mundo.

2- Cruzar el Atlántico

Es una travesía que todos los años realizan cientos de personas tanto en barcos de motor como en barcos de vela, en tripulaciones y en solitario. Esta es una meta que tengo a medio plazo a cumplir en menos de 5 años. De Europa a América se puede empezar a cruzar hacia finales de noviembre con los alisios y la más complicada vuelta de América a Europa a partir de finales de marzo-abril.

Una buena idea es participar en alguna de las concentraciones de barcos que cruzan en grupo el Atlántico, siendo la más conocida la ARC. Cada año alrededor de 200 barcos participan en esta regata por lo que hay multitud de oportunidades para poder hacerlo.

3- Pasar una temporada viviendo en mi propio barco

Una temporada puede definirse como 2 meses, 6 meses o 2 años. El tiempo que uno sea capaz de vivir a bordo de su propio barco.

Siempre me imagino levantándome en una cala increíble después de haber pasado una noche mirando a las estrellas. Aunque esta imagen es idílica, también implica estar constante pendiente del barco, aún más si es posible tal y como te contamos en estas dos entrevistas de Jai Jai y del buque escuela Atyla.

Un estilo de vida diferente, viviendo a bordo de un barco

Entrevista a Rodrigo de la Serna. Capitán del buque escuela Atyla

No está mal imaginarse aquí verdad?

4- Que mi barco tenga entre 10 y 12 metros

Para cumplir el punto anterior me gustaría que mi barco tuviese entre 10 y 12 metros. Presenta el rango en mi opinión el balance perfecto entre las comodidades necesarias y el tamaño suficientemente manejable para una tripulación reducida (solitario o en pareja).

Hay gente que lo hace con barcos mucho más pequeños y que por menos dinero son capaces de vivir la experiencia que la mayoría dilatamos por no tener el barco/accesorios que consideramos imprescindibles y mínimos para llevar este tipo de vida.

Pero esta entrada es sobre algunos de mis sueños, así que me quedo con mi barco de entre 10 y 12 metros.

5- Mejorar mis habilidades de mantenimiento general

Mecánica, hidráulica, fibra, electricidad, etc. Vale lo reconozco, esto más que un deseo es ponerse a ello. Tengo que sacar el tiempo y las oportunidades para ponerme a aprender todo esto.

Uno no solo se ahorra una fortuna cuando sabe hacer todo tipo de arreglos si no que algo mucho más importante, puede sacarte de situaciones complicadas.

Estos son solo algunos de mis sueños y metas que tengo relacionados con la navegación. ¿Cuáles son los tuyos?

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Últimas entradas

Dejar un comentario