Tragedias en las regatas, un memorial por los regatistas

 En Regatas

Las regatas son una mezcla de tecnología, superación, emoción y todavía con bastantes retazos de aventura. Eso es lo que hace que muchos de nosotros estemos atentos a la pantalla cuando alguna regata importante está teniendo lugar.

En su momento ya hicimos un listado con las que considerábamos las 5 regatas oceánicas más importantes que deberías de seguir si todavía es que no las conocías.

Estas y otras son competiciones que llevan al extremo tanto a los barcos, con innovaciones que a veces parecen imposibles, como a los tripulantes. Jornadas maratonianas que se prolongan durante días y semanas en la que la constante es no poder descansar.

Frío, viento, humedad, maniobras y guardias. Los tripulantes tienen que combatir en varios frentes, ganar a los rivales, sacar el máximo al barco en el que se compite sn que llegue a romper y el más peligroso de todos. La fatiga y el cansancio propio.

En las regatas oceánicas los tripulates se juegan su vida y el cansancio hace que puedan cometer un error que acabe con la suya.

No se quedan tampoco atrás las regatas de alto nivel, en las que se empiezan a utilizar barcos aún más extremos si es posible.

Por eso, en esta entrada vamos a hacer un repaso como pequeño memorial a todos esos regatistas que perdieron la vida particiando en algunas de las regatas más extremas del mundo.

Tragedias en la Vendée Globe

La Vendée Globe es para muchos la madre de todas las regatas oceánicas y en la que la sensación de aventura es todavía más palpable.

Es una competición que sale de Les Sables-d´Olonne en Francia, para dar la vuelta al mundo pasando por los tres grandes cabos el de Buena Esperanza (sur de África), el de Leeuwin (extremo meridional de Australia) y el más famoso Cabo de Hornos (sur de Sudamérica).

Lo que hace única a la Vendée es que la circunnavegación se hace sin escalas y sin asistencia hasta que se vuelve al mismo punto de partida. Pero el simple hecho de poder participar en esta regata en sí y estar en la línea de salida es ya un auténtico hito.

Nigel Burgess, Reino Unido. 1992

Este inglés resbaló solo 3 días después de haber tomado la salida. Su cuerpo fue encontrado más tarde en las costas de España.

Gerry Rouffs, Canadá. 1997

Gerry iba segundo en la edición de la Vendée 1996-1997 cuando de repente el centro de control empezó a dejar de recibir información de su posición mientras navegar por los mares del sur.

Su barco se encontró 6 meses más tarde en una playa en Chile. Su cuerpo nunco se llegó a recuperar.

Mike Plant, EEUU. 1992

En este caso, Mike no murió durante la celebración de la regata si no antes. Cuando estaba haciendo el transporte desde NY hasta la salida de la que iba a ser su cuarta Vendée en Les Sables d´Olonne.

Su barco se encontró un mes más tarde volcado y sin la quilla.

Tragedias en la SYDNEY-HOBART

Una de las pequeñas grandes pruebas internacionales. Esta icónica regata sale desde el puerto de Sídney, hasta la capital de Tasmania, en Hobart recorriendo un total de 630 millas náuticas.

Es una prueba que sale todos los años el 26 de diciembre con una gran repercusión mediática, un pequeño sprint de dos días para los más rápidos en la que participan mezclados regatistas de la élite mundial y amateurs que tienen como simple objetivo poder terminar la regata en unas condiciones por lo general bastante duras.

En la memoria de todos está especialmente la edición de 1998, en la que se formó una gran depresión que hizo que soplasen vientos de hasta 70 nudos por hora.

De 115 barcos que tomaron la salida, solo 44 cruzaron la meta, 5 barcos hundidos y la peor noticia de todas, 6 tripulantes perdieron la vida.

Sus nombres son Phillip Charles Skeggs, Bruce Raymond Guy, John Dean, James Lawler, Michael Bannister y Glyn Charles.

Tragedias en la Whitbread / Volvo Ocean Race

La vuelta al mundo en barco de vela más seguida internacionalmente, originariamente conocida como la Whitbread Round the World Race.

La primera edición fue en 1973, siendo una regata con marcado carácter amateur que fue evolucionando hasta convertirse en una prueba en la que participan los mejores regatistas del mundo con auténticas máquinas tecnológicas que han ido evolucionando con cada edición.

Whitebread Round the World Race de 1973

Ya desde la primera edición se pudo comprobar la dureza de esta prueba con tres tripulantes que perdieron la vida en el mar Paul WaterhouseDominique Guillet y Bernie Hosking.

Tony Philips, Reino Unido. 1989

En esta regata, durante la segunda etapa el barco Creighton’s Naturally se fue de orzada a las 3 de la mañana y dos de sus tripulantes se fueron al agua, Bart van den Dwey y Tony Philips.

Ambos fueron rescatados y llevados a bordo, el primero pudo recuperarse pero Tony tras estar la tripulación durante tres horas intentado resucitarlo lo dieron por muerto.

Varios días después y tras llegar a un acuerdo por radio con sus familiares, se le dió sepultura en el mar.

Hans Horrevoets, Holanda. 2006

Este tripulante fue la primera víctima de la ahora conocida Volvo Ocean Race, mientras participaba a bordo del ABN Amro.

Una ola lo barrió de la vubierta y aunque su cuerpo fue recuperado por sus compañeros de tripulación, nada pudieron hacer para revivirle.

John Fisher, Reino Unido. 2018

Navegando a bordo del Team Sun Hung Kai Scallywag, cerca del punto Nemo. Al hacer una trasluchada la escota de la mayor golpeó a John arrojandolo al agua.

Su cuerpo nunca fue encontrado.

Tragedias en la Copa América

Esta lista no está formada únicamente por regatas oceánicas. Como comentabamos al principio queríamos hacer referencia a las pruebas más importantes del mundo.

La Copa América es el trofeo más antigua del mundo y ha sido siempre el campo de pruebas para ir desarrollando todos los avances tecnológicos que más adelante se incorporarían en la náuticade recreo.

Andrew Simpson, Reino Unido. 2013

En un entrenamento en la Bahía de San Francisco con los espectaculares catamaranes voladores AC72 el barco del equipo suizo Artemis Racing Team, volcó y se rompió en varias partes dejando atrapado a Andrew que no pudo salir a flote

Este no es más que un pequeño recopilatorio de algunas de las tragedias más sonadas de las regatas más importantes y seguidas del mundo.

No son desde luego los primeros, ni aún menos los últimos pero gracias a todos los avances tecnológicos en telecomunicacones y seguridad las probabilidades de que ocurra otra desgracia son cada vez menores. Aunque ya sabemos que el mar es implacable.

La seguridad 100% no existe.

José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Últimas entradas

Dejar un comentario