Un estilo de vida diferente, vivir en un barco

 En Entrevistas

Manuel y María son una de esas parejas que cuando te cuentan su historia te dan ganas de dejar todo y empezar a llevar una vida totalmente distinta y en su caso es así. Mucha gente sueña con poder empezar a vivir en un barco y ellos llevan haciéndolo 5 años a bordo del Jai Jai, un Noray 43 que ha sido su casa desde entonces.

No es su primer barco (ya que han tenido un total de 5) pero sí el primero al que pueden llamar su “casa”. Estuvieron durante un año viviendo por el área de Grecia y ahora de vuelta en Coruña ya están planeando volver a irse al Caribe en noviembre del 2017 donde esperan poder alargar su estancia todo lo posible.

¿Cómo empieza uno a vivir a bordo de un barco?

Pues fue un poco de casualidad y que se acabó convirtiendo en un tema puramente práctico, los dos vivíamos a las afueras y teníamos que venir todos los días a Coruña a trabajar. Nuestro anterior barco era uno de 38 pies pero no muy habitable, eso sí muy bonito. Estaba bien para vivir los fin de semana y salidas cortas pero ya está.

Estábamos en Barcelona por trabajo y vimos el Jai Jai anunciado en Alicante, cogimos el coche, lo vimos y lo compramos. 3 semanas para subirlo, lo siguiente ya vino de manera natural, empezamos a vivir más y más a bordo hasta que se convirtió en nuestra casa permanente.

Tenemos un piso, ahora alquilado, que lo utilizamos para llevar las cosas para lavar y guardar alguna que otra cosa.

Porque lo que es el mundo de la náutica recreativa tampoco es que os introdujese vuestra familia.

Nada, igual. Casualidad. Habíamos ido a ver un coche y resultó que había un tío que tenía una lancha nueva en el medio de Ponferrada. Se la acabé comprando y así es como empezó todo ya que después la cambié por un Puma 23 que estaba en un pantano en Salamanca, esto fue en 2002.

¿Es difícil cambiar de vivir en una casa a vivir en un barco?

Nosotros ya veníamos mentalizados, lo más complicado es deshacerse de todo lo que has ido acumulando durante años, vivíamos en una casa de 160m2 y ya sabes lo que se puede llegar a guardar. Por ejemplo, en el garaje teníamos guardadas 4 motos (Manuel es mecánico) y durante la limpieza encontré una quinta. ¡Imagínate!.
Al final te das cuenta que eres capaz de vivir con la décima parte de lo que pensabas que te era imprescindible cuando llevábamos una vida normal.

Es un ejercicio muy sano para la mente y te obliga a pensar que cuando quieres comprar una cosa para meter en el barco, otra va a tener que salir.

Vivir en un barco

Pues vaya…

A ver, yo creo que no hay más gente llevando este estilo de vida porque no lo han probado. La gente no se da cuenta de lo funcional que es, optimizas el espacio, tienes menos cosas superfluas. Es flipante y la climatología que no sea la excusa eso sí, tiene que ser un barco cómodo y acondicionado.

¿Qué piensan vuestro familiares y amigos de este tipo de vida?

Pues nuestros padres lo vieron de una manera muy natural, pero cuando ha habido tormentas y la gente que desconoce un poco nuestro estilo de vida nos llamaban para que fuésemos a dormir a tierra. Pensaban que no teníamos dinero y nos pagaban ellos las noches en hoteles.

Que creían que con todo el movimiento que puede tener el barco se nos iba a caer toda la vajilla del barco y se iba a romper, que cómo podríamos vivir en esas condiciones.

Esa es la gran diferencia, el desconocimiento sobre este estilo de vida.

¿Y si hubiese niños con vosotros?

Pues no tenemos niños porque no nos lo planteamos, pero seguramente sí que viviríamos en el barco. A ver, se hace más complicado pero como todo es adaptarse.

Hemos conocido muchas familias viviendo en barcos bastante más pequeños y se apañaban perfectamente. Quizás el Noray 43 no sería nuestra opción de barco porque tiene una entrada bastante complicada, pero alguno se encontraría.

Entiendo entonces que este será vuestro estilo de vida hasta que haya una fuerza mayor que os obligue volver a tierra, a la vida normal.

La salud será la razón que nos obligue a volver. La mayor parte de la gente española que conocíamos por ahí fuera que vivía en un barco eran jubilados y ellos mismo decían que eran pocos los años que les quedaban de poder disfrutar ese modo de vida.

Una señora nos comentaba que las rodillas eran su mayor impedimento, su cabeza y espíritu estaban intactos, pero era su cuerpo que no podía seguir mucha más tiempo el ritmo que implica vivir en un barco. Esta vida te mantiene sano y ejercitado durante más tiempo, pero hay un momento que el cuerpo no puede más.

Hay que tener en cuenta que te tienes que adaptar tu al barco, puedes hacer algunas modificaciones, pero el barco sigue siendo el mismo.

¿Os sale más barato vivir en un barco?

Pues a nosotros nos sale mucho más a cuenta, por el precio del amarre que tiene luz y agua incluidos ya sale más barato que la mayoría de los alquileres. Tenemos nuestra casa alquilada y nos da más de lo que gastamos nosotros a bordo.

Ya pero entre que compras el barco y lo pones a punto…

A ver, nosotros vivimos en un 43 pies. Se encuentra en el límite por arriba de lo que es manejable para nosotros, tanto por precios como para poder manejarlo al navegar.

El barco salió por unos 35.000€ y todos los arreglos y actualizaciones que le hemos hecho han salido por otros 10-15.000€, eso sí, casi todo hecho por nosotros que si no se habría disparado más que el precio original del barco.

Y al vivir en el Jai Jai tendréis que estar más pendientes del mantenimiento ¿no cansa mucho?

Hasta las narices, es un no parar, vienen las cosas una detrás de otra. Tenemos que reconocer que tampoco somos capaces de no tener el barco perfecto y al mínimo ruido que escuchamos ya estamos encima.

Cuando no estáis en España y viajando por otros países ¿cómo hacéis para seguir ganando dinero?

Tenemos el alquiler de la casa que nos da una renta suficiente y Manuel es mecánico. Yo (María) tenía un negocio y lo dejé cuando nos marchamos la primera vez a Grecia y como tenemos en mente el volver a irnos no lo he vuelto a retomar.

Por suerte para nosotros allí en el Caribe a donde pretendemos ir existen comunidades muy grandes de gente viviendo en barcos y una cantidad nada despreciable de ellos no tiene los conocimientos necesarios para hacer el mantenimiento de su barco y está dispuesto a pagar para que les hagamos algún arreglo. Con una simple caja de herramientas se puede hacer el 80% de los trabajos habituales requeridos en un barco.

Piensa también que el barco está adaptado para ser lo más autónomo posible y minimizamos lo posible el tener que acercarnos a una marina. Tanque de agua, aguas negras y combustibles grandes, una auxiliar con motor potente para acercarnos a tierra, placas solares, etc. Esto hace que nuestros costes se reduzcan considerablemente.

¿Vivir en el barco hace que salgáis más o menos a navegar?

Últimamente menos. Se corre un riesgo muy grande al vivir a bordo y es que conviertas el barco en una casa, con todas sus letras. Empiezas no solo a acumular cosas, sino que si quieres salir a navegar te hace falta mucho tiempo para guardarlo todo y al final te da pereza salir a dar una vuelta.

Nosotros pensamos en cualquier cosa que entra que sea práctica, que donde se encuentre no se vaya a mover o que recogerlo lleve unos segundos, podemos salir a navegar casi de manera inmediata. La idea es que el barco siga estando operativo.

Por último ¿qué le recomendarías a alguien que está dudando en llevar este tipo de vida?

Como hemos dicho, no hay más gente viviendo porque no lo ha probado. Coge un barco, alquílalo, empieza a vivir un tiempo y decide si te parece bien el tamaño, si es demasiado frío, el ruido, cualquier cosa que mirarías igual que en una casa.

Pero vivir en un barco tiene la ventaja de estar alejado del bullicio de las calles y tienes los mejores amaneceres y atardeceres del mundo y sobre todo, aprender a vivir con pocas cosas. La vida se vuelve realmente más sencilla en casi todos los aspectos.

¿Te ha gustado? Ayúdanos a compartirlo
José Martínez de Ubago Álvarez de Sotomayor
El mar es mi pasión y llevo navegando desde mi más tierna infancia, si no antes, tanto en vela ligera como en crucero. ¿Un sueño? Quién sabe, quizás acabar viviendo en mi propio barco.
Entradas recomendadas
Showing 5 comments
  • jaime
    Responder

    ¡Ole tus huevos!… te lo dice tu hermano Jaime. Mucho animo, y que sepas que compatimos sueños, ya hablaremos. Besotes.

  • Pablo
    Responder

    Pienso como vosottos, yo tengo un Furia 32 y me he decidido a vivir en un BARCO, es mi tercer velero, llevo 2 años preparando, tengo 65 años me jubile en diciembre pasado y el mes que viene me instalo definitivamente a vivir con los pies en mi CHICATU , para cumplir con esa ilusion hasta que mi fisico lo permita. Despues ya se vera. Lo importante es el tiempo que pueda vivir eso que quiero. Soy navegante Solitario y todas mis aventures las han sido en Solitario. Bajo entrellas y un horizonte. Buenos vuentos

  • Isaac Serra Font
    Responder

    Gracias!! Hoy necesitaba leer algo como esto para acabar de decidirme, espero acabar cumpliendo mi sueño!!!!

Dejar un comentario